Mantener las rodillas sanas forma parte del buen estado de salud: IMSS

-El cuidado de las articulaciones depende de conservar un peso corporal adecuado

-Tendinitis, esguinces y lesiones de cartílago son los daños más comunes en rodillas por sobrepeso

Redacción/Columnaocho

 

El sobrepeso y la obesidad provocan severos daños a la salud, algunos de ellos irreversibles como diabetes e hipertensión; sin embargo, también son el origen de problemas discapacitantes como lesiones en las rodillas.

Fabiola Macías Corona, directora de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 21, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Rosarito, explicó que las afecciones en las rodillas pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, pero tienen que ver mucho con la edad, las actividades de la persona y la carga que se le dé a esa zona, porque es ahí donde se reciente gran parte del aumento de peso corporal.

Indicó que, entre las lesiones más comunes, se encuentran la tendinitis, que es una inflamación por el uso excesivo de un tendón durante ciertas actividades como correr, brincar o andar en bicicleta.

Es una afección que se da con frecuencia en personas que, además de tener sobrepeso, realizan actividades deportivas sin el calzado adecuado, porque chocan con fuerza en el suelo después de realizar un salto.

Agregó que los esguinces y lesiones de cartílago suceden cuando se sufre un fuerte golpe o torcedura y los síntomas incluyen dolor, hinchazón y dificultad para caminar.

La doctora Corona advirtió que en caso de una lesión en la rodilla causada por un traumatismo, es necesario inmovilizar la zona sin apretar, colocar hielo, nunca calor, no intentar mover la extremidad afectada.

Explicó que, existen rutinas que se pueden aplicar en cualquier momento a fin de evitar su desgaste; como sentarse en una silla con los pies apoyados en el piso y ligeramente separados, levantar una pierna lentamente dirigiendo la punta del pie hacia al techo hasta que esté lo más recta posible; después contraer el muslo y sostener la posición por 10 segundos; bajar lentamente el pie hasta apoyarlo en el piso.

De igual forma, se puede parar con la espalda recta, el abdomen contraído y los brazos sobre la cabeza o en la cintura; dar un paso hacia adelante manteniendo la espalda recta y doblando la rodilla. Finalmente se regresa a la posición inicial, en ambos casos se deben realizar 10 repeticiones con cada pierna.

Para el cuidado de las rodillas, recomendó también usar zapatos adecuados para caminar y realizar ejercicio; calentar por lo menos 10 minutos antes de desarrollar actividad física, no producir fatiga sobre la articulación, no levantar exceso de cargas ni movimientos bruscos, y sobre todo, llevar una dieta equilibrada con frutas y verduras para mantener el peso adecuado.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *