Coepris suspendió farmacia al detectar irregularidades en el Valle de Mexicali

Redacción/Columnaocho

 

Autoridades de la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), suspendieron las actividades de una sucursal de conocida cadena de farmacias ubicada en el poblado Guadalupe Victoria en el valle de Mexicali, luego de detectar una serie de irregularidades, entre las que destaca la falta de refrigeración, lo que compromete el buen estado de los medicamentos.

La revisión de dicho establecimiento se llevó a cabo luego de una denuncia ciudadana que fue presentada ante las oficinas de la COEPRIS por residentes de la zona.

Al dar a conocer lo anterior, el Comisionado Estatal, Marco Aurelio Gámez Servín, precisó que se trata de la Farmacia Benavides, ubicada en la Calzada de los Insurgentes sin número en el poblado antes mencionado.

 

 

 

La denuncia inicial, señaló el funcionario, fue por la falta de aire acondicionado en las instalaciones, sin embargo, tras la revisión que llevaron a cabo verificadores de la Unidad Regional de COEPRIS, a cargo de Enrique Campos, detectaron otras anomalías.

Entre las principales enumeró las siguientes:

  • Falta de filtro sanitario para la detección de COVID-19 (toma de temperatura y dispensador de gel antibacterial).
  • Omisión del control de
  • Falta de servicio de electricidad y abastecimiento, lo que compromete la calidad de los medicamentos almacenados en el De acuerdo a la normatividad la temperatura y humedad del lugar no debe ser superior a los 30 grados y 65% de humedad, además de que debe verificarse al menos tres veces al día.
  • Durante la revisión se detectaron temperaturas por arriba de los 40 grados en el lugar.

De acuerdo a lo establecido en la Ley General de Salud, el Reglamento de Insumos para la Salud y las Normas Oficiales Mexicanas correspondientes, los medicamentos termolábiles son aquellos que deben conservarse a temperaturas óptimas para mantener su actividad farmacológica, ya que con motivo del calor estos pueden llegar a afectarse y perder sus propiedades originales, lo que representa un riesgo para la salud de los usuarios.

Todos los productos de los que dispone una farmacia, deben además cumplir con las condiciones de limpieza y humedad y evitar el contacto directo con el suelo, paredes o techos.

Asimismo, la zona de almacenamiento, custodia y conservación de medicamentos debe estar debidamente separada e independiente del área de atención al público y fuera de su alcance.

También se requiere de zonas diferenciadas para el almacenaje de estupefacientes, productos que requieran condiciones especiales de conservación, productos caducos, entre otros.

Finalmente, Gámez Servín advirtió que, ante esta situación, se iniciará con un programa especial para verificar las condiciones de infraestructura de dichos establecimientos en todo el Estado, a fin de garantizar el cumplimiento de lo que establece la Ley General de Salud y el bienestar de la población.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *