Advierte el IMSS sobre los riesgos del consumo de laxantes.

Llevar una dieta balanceada puede suplir el efecto del fármaco

 

Redacción/Columnaocho

Los laxantes pueden ser nocivos para la salud al consumirlos sin supervisión médica.  Apoyarse en ellos para bajar rápidamente de peso o aliviar el estreñimiento es un error ya que su ingesta frecuente,  puede acarrear incluso dependencia.

La doctora Fabiola Corona Macías, directora de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 21 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Rosarito, explicó que éstos fármacos son altamente demandados por quienes sufren de trastornos alimenticios como anorexia y bulimia, quienes los ingieren constantemente para lograr una disminución del peso corporal más eficiente y rápida; situación  que bien podría solucionarse con una dieta equilibrada y actividad física.

Refirió que al no incluir la cantidad de fibra necesaria en la dieta diaria, se expone a sufrir de estreñimiento y al complicarse  es común recurrir a laxantes sin una consulta previa con el médico, lo que aumenta el riesgo de sufrir mayores complicaciones.

Explicó que los laxantes son medicamentos que provocan  aumento del ritmo intestinal y con ello una mayor frecuencia de las evacuaciones, “el problema es que muchos causan dependencia y cuando se utilizan constantemente, a largo plazo dejan de producir el efecto deseado, haciendo que el intestino se vuelva flojo” agregó.

“Una persona que toma laxantes para controlar su peso lo único que le causa a su cuerpo es que pierda fluidos, pero ello puede ocasionar períodos de retención de líquidos e hinchazón” precisó.

Algunas de las consecuencias que ocurren a causa de la ingesta excesiva de laxantes son: diarrea o movimientos intestinales bruscos y dolorosos,  pérdida de la función normal del intestino, mala absorción de nutrientes, pérdida elevada de potasio, problemas cardíacos e inclusive estreñimiento crónico.

La doctora Macías indicó que este último sucede debido a que el fármaco daña de forma irreversible las terminaciones nerviosas del intestino grueso, alterando el funcionamiento del colon; por lo que el intestino se acostumbra a los efectos del laxante volviéndose perezoso en su ausencia, lo que provoca su dependencia ya que necesita fuertes movimientos intestinales para poder llevar a cabo una evacuación.

Por ello, recomendó siempre ayudarse a combatir el estreñimiento de manera natural y segura con una dieta balanceada incluyendo alimentos como los cereales integrales, verduras y legumbres, frutas frescas, frutos secos, además de beber abundante agua a lo largo del día.

Ante los síntomas de estreñimiento, exhortó a evitar la automedicación o recurrir a laxantes sin antes haber consultado con su médico familiar, principalmente nunca hacerlo con la intención de adelgazar, ya que su abuso podría volver crónico el problema.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *