La gran oportunidad

Calumniando

columnaocho@gmail.com

María Elena Andrade Ramírez, ex subprocuradora de zona Mexicali y actual Directora de Seguridad Pública Municipal de la capital del Estado, tuvo la gran oportunidad de pasar a la historia, como la primera mujer en dirigir, enarbolar, coordinar y sumar los esfuerzos de la corporación preventiva, para convertirla en la mejor Policía Municipal del país, antes de que se le atravesara en su camino la “política”.

Para los teóricos más conservadores, definen a la política, como el arte de Gobernador, cuando se tiene el poder.

En la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Mexicali, ocurre un fenómeno extraño, que está dejando en evidencia la débil autoridad de María Elena Andrade Ramírez.

El pasado 28 de octubre del 2019, la Directora de Seguridad y el subdirector operativo, Juan Carlos Buenrostro Molina, anunciaron con “bombo y platillo” la designación del nuevo Cuadro de Mando de la corporación.

Nuevas caras, la apertura para que mujeres ocuparan puestos de jerarquía en la corporación, en sí “diferentes formas” para legitimar a la nueva Directora de Policía y a la alcaldesa, Marina del Pilar Ávila Olmeda.

En la zona Poniente, se designó al policía Arturo López Velázquez, de 15 años de antigüedad, para ser el nuevo Subcomadante de esta zona.

Poco le duró el gusto a López Velázquez.

Solo basto, que una activista social llamada Mary Becerra, a lo mejor con buenas intenciones, pero con nulo conocimiento de la estrategia policíaca, tocara la puerta de la oficina de la Presidenta Municipal, para invalidar la designación de López Velázquez, y poner a su marido en esa posición, el oficial, Manuel Manríquez Martínez.

La “activista social” se jacta en señalar que, gracias a sus esfuerzos y operación, la entonces candidata Marina del Pilar Ávila, logró ganar las elecciones para la presidencia municipal de Mexicali, motivo por el cual, le debe muchos favores.

La imposición de Manríquez Martínez, ha generado críticas y burlas al interior de la corporación en contra de María Elena Andrade, hasta el punto de considerar a la lideresa social, como la 90.5, de la corporación.

La líder social, ahora convertida en jefa policíaca, ordena operativos, realiza cambios de personal, patrulla junto con su marido en la zona Poniente, hasta el punto de tener oficinas en la Subcomandancia de la zona Poniente, para atender cuestiones de seguridad.

Una cuota política, por supuestos favores en campaña, han dejado de lado la experiencia de policías municipales de 15, 20 y 30 años, dentro de la corporación.

Independientemente, de que sea válido o no, o que la alcaldesa, tenga la autoridad de poner a personas de su confianza en puestos estratégicos, los temas de seguridad debieran estar supeditados a la política.

Y no es para menos, la zona Poniente de la ciudad, es de suma importancia para la seguridad de Mexicali. En este sector, se presentan delitos como el tráfico de personas, el tráfico de droga, venta de drogas al menudeo y la operación de grupo criminales.

La zona es de vital importancia, para cederla por una cuota política.

Si a esto le sumamos, las críticas internas y externas, por la designación del actual comandante de la zona Central, José Fernando Funes López, por supuestas actividades controversiales, las cuales no se han podido constatar jurídicamente y solo se han quedado en señalamientos mediáticos; podríamos decir que la corporación está sentada en un barril de pólvora.

Algo tendrán que hacer rápidamente, la alcaldesa, Marina del Pilar Ávila y la directora de seguridad, María Elena Andrade, para volver a tomar riendas de la policía municipal de Mexicali.

Habrá que esperar la opinión del Ejército mexicano, derivado de las bases de coordinación, para conocer si emiten algún criterio sobre lo que está sucediendo en la DSPM y la designación del Cuatro de Mando.

 

 

El negocio de la APP para el alumbrado

Todo parece indicar, que detrás de la presentación de la empresa Lichttek, quien pretende crear una asociación público-privada para que administre el alumbrado público de la ciudad, existe un “gran negocio” que al menos dos regidores no quieres dejar ir.

Un par de regidores, son quienes están promoviendo que se consolide este contrato con Lichttek.

No vaya a decir que lo leyó aquí, pero los concejales interesados en consumar este contrato realizaron la petición a la alcaldesa, Marina del Pilar Ávila, de realizar una ADJUDICACION DIRECTA a esta empresa, a lo que la Presidente Municipal, respondió tajantemente que no.

Parece que los “negocios” podrían estar enfrentado a los regidores con la Alcaldesa.

En Ocho Palabras: ¿Qué pensará Aponte sobre la seguridad de Mexicali?

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *