Pobre Mexicali

Calumniando

[email protected]

La capital de Baja California está siendo víctima de una “ola” de inseguridad, pocas veces vista en la historia moderna de la entidad, pero pareciera que a nadie le importa la seguridad de los cachanillas.

Pobre Mexicali, ante la indiferencia del gobernador, Jaime Bonilla Valdez, quien abiertamente ha mostrado su desprecio por la capital del Estado, hasta el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, que con su política “abrazos, no balazos”, no ha podido controlar o neutralizar la inseguridad en México.

Desde Ensenada, hasta Mexicali, los carteles de la droga y la delincuencia organizada operan con toda impunidad; la autoridad no los ve o no los quiere ver.

 

 

En este mismo espacio se denunció el inició de la operación en Mexicali del grupo criminal de Los Chapitos-Los Salazar y el grupo de Los Garibay, quienes comenzaron una guerra contra Ismael “El Mayo” Zambada, por el control del corredor de droga, Mexicali-Valle Imperial

¿Y qué pasó?, No pasó nada.

La autoridad llegó a pensar que era una fantasía mediática, y ahí están los resultados. Uno, dos o tres homicidios cada semana, en la capital del Estado y su Valle.

¿En dónde están los regidores, diputados y lideres sociales que exijan una mayor seguridad en la capital del Estado?

Algunos concejales no tocarán ni con el “pétalo de una rosa” a Bonilla, ni mucho menos exigirán al Presidente, la presencia de la Fiscalía General de la República u operativos reales de la Guardia Nacional o del Ejército en Mexicali.

¿Cuántas investigaciones realiza en Mexicali, la Fiscalía de Unidades Especiales, antes conocida como SEIDO? ¿O cuántos casos han sido turnados de la Fiscalía del Estado, a la Fiscalía de Unidades Especiales de la FGR?

¿De qué ha servido la donación del 23 Ayuntamiento de Mexicali, de más de 21 mil metros cuadrados a la Guardia Nacional, para construir un destacamento en la zona Poniente de Mexicali, de este organismo?

A la ciudadanía, de nada le sirve que las unidades de la Guardia Nacional se estacionen o se hayan apropiado de las instalaciones de la Banco de México ubicadas en Centro Cívico, ahí no van a combatir la inseguridad de Mexicali.

¿Qué ha hecho el super policía, Carlos Flores, titular de la Guardia Estatal en Mexicali? ¿La GESI cuántas células criminales ha desarticulado en la capital del Estado, o solo hay delincuencia organizada en Tijuana?

¿Cuándo va a levantar la voz realmente la alcaldesa Lupita Mora, y exigir a Jaime Bonilla y al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se dejen de simulación y hagan algo por Mexicali en el tema de seguridad?

Pobre Mexicali, ¿que tendrá que pasar?, para que alguien tome las riendas de la ciudad y haga algo en torno a la seguridad.

En Mexicali vivimos todos, es una tierra de oportunidades, en donde el esfuerzo y trabajo pueden llevarte a mejorar tú calidad de vida, no nos olvidemos de la “Ciudad de Sol”.

Pobre Mexicali, ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar para que alguien haga algo por ti?

 

 

 

 

De risa y pena ajena

El colmo de los colmos, en el marco de la “ola” de inseguridad que afecta a la capital del Estado, la madrugada de este lunes, un grupo de hombres intentó irrumpir en la Estación de Policías de Lomas Altas, y el oficial tuvo que solicitar auxilio a sus compañeros mediante su celular, porque la frecuencia policíaca no sirve.

¿Es en serio?

La falta de mantenimiento preventivo o de proyección de la actual y las anteriores Administraciones municipales, están generando que la vida de los policías este en juego en la actualidad.

La frecuencia policíaca sirve de vez en cuando, esperemos que no pase una tragedia para que las autoridades tomen medidas.

La alcaldesa, Lupita Mora, de los 250 millones de pesos que le prestó a Bonilla, hubiera tomado tan sólo 20 millones de pesos, para resolver el tema de la frecuencia policíaca.

Alcaldesa, en la ciudad hay prioridades, y la Seguridad es una de ellas.

 

 

 

Ojo Norma

 La presidenta municipal electa del próximo Gobierno municipal, Norma Bustamante, debe estar muy alerta, sobre quien será la persona que dirigirá los esfuerzos de seguridad en la próxima Administración municipal.

La seguridad de Mexicali no puede convertirse en un laboratorio de pruebas, y experimentar. No a la prueba y error.

Es necesario que el próximo titular de Seguridad Pública cuenta con experiencia probada en el tema de la seguridad y pueda sacar a la ciudad de la crisis que se está viviendo.

Es aceptable que nuevos personajes tenga su corazoncito, y pretendan dirigir la Policía Municipal de Mexicali. Pero no es momento de hacer experimentos.

Existen regidores en la capital del Estado que se siente con los suficientes talantes y conocimientos para dirigir la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) de Mexicali; la seguridad no es un juego, la seguridad, no es manejar una partida de gasto social.

Zapatero, a tus zapatos.

Habrá que esperar, a ver cuál será la propuesta de Norma Bustamante para la DSPM de Mexicali.

 

En ocho palabras: ¿De nuevo secuestros y privaciones en Mexicali, serio?

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *