Mexicali: Entre las buenas intenciones y los AK 47

Calumniando

columnaocho@gmail.com

La Seguridad Pública, es el punto medular para que se dé un equilibrio social entre el Gobierno y sus gobernados, de ahí la importancia de que especialistas enarbolen los esfuerzos para que se presente una paz social, en donde haya un respeto de la Ley, y se cumplan las normas sociales.

De Javier Salas, a Ulises Mendez, la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Mexicali, ha realizado esfuerzos para que sea catalogada como la mejor corporación preventiva del Estado.

Para ninguno de los Directores de Seguridad Pública de Mexicali, ha sido “miel sobre hojuelas” su estancia en la corporación, desde amenazas telefónicas, hasta coronas de muerto en sus casas han tendido que sobrellevar, los encargados de la seguridad de Mexicali.

También sin dejar de mencionar, a los agentes que han traicionado la lealtad y confianza de la sociedad y se han ido por el camino oscuro, en esta senda de la vida.

Pero no todo es negativo, dentro de la Policía Municipal de Mexicali, existen valiosos elementos que realizan con pasión y amor su trabajo, en donde el “servir y proteger” lo tienen tatuado en su piel.

Como olvidar, los gritos de un Subcomandante de la zona Valle cuando un agente preventivo sacó de una casa de seguridad a un empresario secuestrado de Mexicali en el año 2008.

La víctima besó la frente del oficial, cual si fuera su ángel de la guarda.

A esto y más se tendrá que enfrentar la alcaldesa, Marina del Pilar Ávila Olmeda, para brindar una mayor seguridad a mexicalenses.

La vara no es pequeña, los anteriores Directores de Seguridad Pública de Mexicali, dejan un estatus quo muy alto, en donde las ocurrencias o la falta de seriedad en este tema, podrían marcar a Mexicali.

Con amenazas, críticas y peticiones especiales, tendrá que lidiar el nuevo o la nueva, Directora de Seguridad Pública de Mexicali, quien deberá tener los pies bien plantados en la tierra, para evitar levitar y perderse.

María Elena Andrade, ex subprocuradora de zona Mexicali, con el procurador Rommel Moreno Manjarrez, será la carta fuerte de Maria del Pilar, para combatir la inseguridad, los robos y porque no decirlo, contener a los carteles de la droga, quienes están ansiosos de controlar el corredor de droga de Mexicali-Valle Imperial.

Poco se habla de los riesgos de ser Director de Seguridad Pública, y uno de estos, es “convivir” con los carteles de la droga, realizando la labor de prevención y evitar al máximo una pugna entre la corporación y la delincuencia organizada, ya que al final del día, los policías o las policías,  son hijos, hijas, padres, madres, hermanos y hermanas, y nadie quiere perder a uno de ellos.

A la próxima Administración municipal, le tocará lidiar con un tema del cual ni el  Gobierno Federal, ni el actual Gobierno del Estado ha querido afrontar, ni hablar…, la pugna entre el Cartel del Sinaloa (CS) y el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Los conocedores de estos temas, saben que los más recientes homicidios en el municipio de Tecate, Baja California, están vinculados a una pugna entra estas dos organizaciones criminales.

Una organización pretende instalarse de lleno en Baja California, y la otra no pretende ceder ni un paso, a lo ganado a la organización de Tijuana.

Por si esto fuera poco, una pelea similar entre ambas organizaciones se dio en el Golfo de Santa Clara, hace unos días, en donde se registraron una serie de balaceras en esta zona de Sonora, hasta el punto de que un agente preventivo de San Luis Río Colorado, perdiera la vida en estos enfrentamientos.

En esta batalla, murió un hombre originario de Baja California, específicamente de la ciudad de Tecate… ¿Qué estaba haciendo un bajacaliforniano en el Golfo de Santa Clara?, sólo la autoridad sabrá.

Los especialistas consideran que CJNG está cerrando la “pinza” adueñarse del corredor de Mexicali-Valle Imperial.

Verdad, o no, ciencia ficción o fantasía, el reto que tendrá que afrontar Marina del Pilar en el ámbito de la Seguridad es mayúsculo, por lo que representa Mexicali, para las organizaciones criminales.

La capital de Baja California, es zona tránsito y cruce de clorhidrato de cocaína, mejor conocido como cocaína, metanfetaminas, fentanilo, marihuana, entre otras sustancias ilegales.

El próximo o la próxima encargada de seguridad de Mexicali, tendrá que fajarse bien los pantalones o en su defecto la falda, para que en la capital de Baja California, no se presenten los cobros de piso a los comerciantes, las extorsiones, los robos con violencia y nunca más vuelvan los secuestros a esta ciudad.

En ocho palabras: Los compromisos se cumplen, en Comunicación o Secretaría.

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *